seris

“Aquí estamos y somos más que antes”

POR LOURDES LUGO

llugo@elimparcial.comt

 

Desde su hogar, los seris pueden admirar a su madre “Tahejöc”. Saben que es su refugio y su raíz sagrada, de extraordinaria belleza rodeada por un manto pintado con el azul del Cielo y el mar.

“Tahejöc” es como los Comcaac llaman a la Isla del Tiburón, la más grande de México por sus mil 208 kilómetros cuadrados de área, el santuario de sus antepasados y el sustento de esta etnia reconocida por su sorprendente capacidad de supervivencia en medio del mar y el desierto.

“La Isla es la que nos ha salvado varias veces, cuando viene la persecución la gente pasaba ahí a la Isla, ahí se escondían y la Isla es la que nos protege mucho y nos protegía en aquellos tiempos, para nosotros es como una madre”, dice Joel Barnett Morales, general de la guardia tradicional seri en Punta Chueca, parte del territorio Comcaac.

En Punta Chueca está uno de los dos asentamientos Comcaac, con cerca de mil habitantes llamados seris por el vocablo yaqui que significa “hombres de arena”. La otra comunidad, donde viven alrededor de 700 personas, está en El Desemboque, Municipio de Pitiquito.

“Es difícil datarlos, se calcula que están ahí desde hace unos dos mil años, pero hay arqueólogos que están trabajando en diferentes regiones, hay estudios que están pendientes de antropología física que nos permitan seguir descubriendo los enigmas y misterios de esta sociedad que ha tenido una gran capacidad de sobrevivir”, destaca el antropólogo Alejandro Aguilar Zeleny.

Por su sabiduría de la naturaleza y su organización como etnia, los Comcaac son optimistas porque dicen que a pesar de que se advertía en el siglo pasado que se extinguirían, ellos hoy pueden proclamar: “Aquí estamos y somos más que antes”.

Las principales necesidades

Los seris que residen en Punta Chueca, en Hermosillo, y El Desemboque, en Pitiquito, requieren atención ante diversos problemas sociales que enfrentan.

 

Agua potable suficiente y constante.

 

Alimentos.

 

Atención médica cercana.

 

Medicamentos para el control de la diabetes y la hipertensión.

 

Control de la pesca furtiva que amenaza los bancos de callo y jaiba.

 

Oportunidades de trabajo para los jóvenes seris.

 

Prevención de adicciones que afecta a los jóvenes.

imágenes

etnia seri

 

POR ELEAZAR ESCOBAR

eescobar@elimparcial.com

TESORO SERI:

Milenaria sabiduría de la naturaleza

Los borregos cimarrones, las tortugas, las aves, los mangles rojos y los sahuaros han escogido la Isla del Tiburón como su hogar, un paraíso protegido con la sabiduría milenaria y el carácter fuerte de los seris.

Sólo basta cruzar el Estrecho del Infiernillo en una embarcación para recorrer los tres kilómetros que separan a Punta Chueca de la Isla y descubrir un territorio de belleza sin igual que es prueba de que la cultura Comcaac tiene mucho que compartir sobre el cambio climático.

“Ante el reto del calentamiento global, más nos vale saber cómo han sobrevivido ellos (los seris) para encontrar formas de enriquecer la nuestra; hay que considerar esto por el respeto y cuidado de la naturaleza”, advierte el antropólogo Alejandro Aguilar Zeleny.

La capacidad de supervivencia de los Comcaac en dos ambientes difíciles como el mar y el desierto ha atraído a su tierra a científicos nacionales, de Estados Unidos, Canadá, Inglaterra y otros países, porque ven que hay mucho que aprenderles ya que la etnia ha conseguido seguir viva, unida y confiada en su futuro, explican investigadores que han trabajado de cerca con los seris.

Los niños seris desde temprana edad aprenden a amar a la naturaleza con las enseñanzas de sus padres, destaca Mayra Astorga, una mujer Comcaac de El Desemboque, protectora de las tortugas marinas y egresada de la carrera de Enfermería.

“Los mayores siempre nos han inculcado que no debemos de maltratar a las plantas ni a ningún animal, que los debemos cuidar porque los Comcaac dependemos de la naturaleza”, expresa.

776

hablantes en la etnia

Lengua única

La lengua materna de los Comcaac (cmiique iitom) peligra como pasa con otras etnias.

Comcaac significa "gente".

Seri es un vocablo yaqui que significa "hombres de arena".

Para armonizar la escritura, estudiosos e instituciones han acordado escribirlo como: Comcaac.

 

Su lengua les permite crear vocablos nuevos, por eso se mantiene viva

 

Hasta en los años noventa, los niños seris aprendían el español hasta los 6 años y ahora es a temprana edad, lo que dificulta reafirmar su lengua materna. Necesitan que el sistema educativo refuerce el uso de su lengua.

 

El uso excesivo de nuevas tecnologías de comunicación provoca que disminuya el uso de la lengua materna.

 

Fuente: Los investigadores de etnias de Sonora: Alejandrina Espinoza, Alejandro Aguilar Zeleny y Tonatiuh Castro.

CLAMAN POR

atención médica

Rodeados de agua salada, pero sin líquido potable suficiente, los seris urgen por su abasto constante, por alimentos y claman por atención médica que alivie sus problemas de salud, principalmente de diabetes e hipertensión. Como otros pobladores de Sonora y otras etnias, la dieta seri cambió en las últimas décadas y poco a poco cayeron en el consumo en exceso de los refrescos endulzados y embotellados e incorporaron más harinas y alimentos industrializados. “Es sorprendente de cómo en unos pocos años de una sociedad muy sana, muy saludable y a pesar de las carencias, pasó esto con las harinas, las grasas, los azúcares, etcétera, esto está afectando a éstas y otras sociedades”, explica Mayra de la Torre, investigadora del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo (CIAD). Los seris confirman que hay muchos casos de diabetes e hipertensión en la región de Punta Chueca.

Cómo llegar

Hay dos asentamientos donde habita el pueblo Seri:

 

Punta Chueca

Está ubicada a 141 kilómetros de la ciudad de Hermosillo. Se llega por la carretera Hermosillo-Bahía de Kino.  Al lado de esta localidad, a 20 kilómetros, está el ejido.

 

El Desemboque

Se encuentra en el Municipio de Pitiquito. Se llega desde Punta Chueca y son 63 kilómetros costeando hacia el Norte. Desde Hermosillo se llega por la carretera a Caborca-El Desemboque y son 381 kilómetros de recorrido.

 

Isla del Tiburón, SU TERRITORIO

Desde Punta Chueca son 3 kilómetros. Se llega en embarcación cruzando el Estrecho o Canal de El Infiernillo.

VALIOSA

CESTERÍA

En el fino tejido de los cestos de torote prieto, un arbusto del desierto, se entrelazan creencias y rituales con largas horas y hasta años de trabajo de las mujeres seris porque se hacen mientras los hijos duermen.

Alejandrina Espinoza Reyna, investigadora de la cultura Comcaac explica que el canasto, o “saaptim” más grande que ella conoce es el que hizo Bertha Estrella y está en el Museo del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en la Ciudad de México y duró casi 7 años tejiéndolo porque medía casi metro y medio de altura.

Los canastos grandes, por el largo tiempo y laborioso tejido, sólo se hacen por encargo, principalmente de museos o turistas, y pueden alcanzar precios desde los 100 mil al medio millón de pesos.

video

etnia seri

 

POR JUAN HERNÁNDEZ

jehernández@elimparcial.com

HASTA WASHINGTON

Y BERLÍN

Su idioma único en el mundo al ritmo del rock hace bailar y sentir a los jóvenes de Punta Chueca o El Desemboque como al público de Estados Unidos, Alemania o Rusia y otras naciones, donde se ha presentado la banda Comcaac.

“Es un gran honor llevar mi cultura a otros estados y enseñarlo ahí”, expresa el baterista Eliezer Barnett, quien junto con Francisco Molina, Anselmo Morales y Jeremías López, ponen toda su energía en esta banda.

El enigma

 Su origen es un enigma, hay teorías que indican que llegaron del Norte del Continente por mar y otros dicen que por tierra; hay quienes creen que provienen de Oceanía y Asia. Sus rasgos físicos no se parecen a ningún otro grupo étnico de Sonora.

 

Sabiduría ecológica

Los seris dialogan de igual a igual con biólogos marinos por sus conocimientos y capacidad de observación de la naturaleza.

AÑO NUEVO LLENO

DE ABUNDANCIA

Los frutos del desierto lucen como manjares, las lluvias refrescan su suelo y los animales de tierra aparecen, todo llega a los Comcaac como un regalo de Año Nuevo para celebrar la abundancia.

El Año Nuevo Seri es una tradición especial para la etnia, que se había ido olvidando, pero logró rescatarse con fuerza en 1985 con la primera Luna nueva del verano, que en ese tiempo ocurrió el 30 de junio.

Desde entonces, aunque no coincida con esta fase lunar, el 30 de junio y 1 de julio se celebra.

Saaptim

La cestería es una de las artesanías más importantes de la etnia Seri elaborada con el arbusto del torote prieto considerado sagrado.

Se conoce como "saaptim" porque significa que las mujeres Comcaac "los tejen mientras sus hijos duermen"

 

Sus fibras se tejen a mano y puede elaborarse desde pequeñas piezas que se venden en 200 pesos o hasta grandes canastos que pueden cotizarse en medio millón de pesos.

presentado por

Seris

“Aquí estamos y somos más que antes”