Pápagos

más allá del muro

y de la frontera

POR HÉCTOR PADILLA

hpadilla@elimparcial.com

 

El amor que los Tohono O’odham sienten por su tierra es tal, que buscarán defenderlo incluso con sus vidas de la amenaza que ahora los acecha: La construcción de un muro en la frontera entre México y Estados Unidos.

“Yo creo que el mayor problema actualmente lo representa esta situación porque se afectarían nuestras tradiciones”, consideró Dorali Velasco León, maestra de profesión y presidenta de Bienes Comunales, además de que se afectaría la flora y la fauna de la zona.

Este pueblo originario conocido más como Pápagos, considera que la comunidad está más allá de un cerco, de un muro, de una frontera, porque son una comunidad unida, cualidad que resalta entre ellos, pues están divididos territorialmente entre México y Estados Unidos.

“Jamás el amor que sentimos por nuestra tierra ha sido comprendido por los españoles, los estadounidenses ni los mexicanos, quienes llegaron a apropiarse de nuestra tierra ancestral y se la dividieron sin tomarnos en cuenta”, enfatizó la gobernadora étnica de Pozo Prieto, Alicia Chuhuhua.

Lo que no sabías

El territorio se conocía históricamente como Pimería Alta o Papaguería, nombres que aparecen en crónicas y documentos de viajeros que dejaron testimonio de ese pueblo desde el siglo XVII (Kino; 1919) hasta fines del siglo XIX (Lumholtz; 1990).

 

La lengua O’odham está estrechamente relacionada con el pima y ambas constituyen la rama pimana del yoto-nahua.

imágenes

etnia pápagos

 

POR ELEAZAR ESCOBAR

eescobar@elimparcial.com

Urgen los servicios

en comunidades

tohono o'otham

En pleno siglo XXI y a pesar de habitar cercanos a comunidades urbanas que cuentan con todos los servicios, los Tohono O’otham tienen carencias de agua potable, electrificación, saneamiento y están alejados de tiendas donde comprar víveres.

“La mayoría (de las comunidades) carece de electricidad, los jóvenes buscan la manera de estudiar en las cabeceras municipales y los padres, procurándoles una mejor vida, trabajan subempleados en el sector servicios”, destacó Tonatiuh Castro Silva, quien ha investigado por años a las etnias del Estado.

El director de este pueblo en Puerto Peñasco, quien dirige una oficina de la cual lo responsabilizó la actual administración municipal, Manuel Eribes, señaló que toca puertas para bajar recursos y ayudar a los pápagos, ante la indiferencia de algunos gobernadores tradicionales.

“Para conseguir víveres tienen que caminar cerca de 100 kilómetros más o menos, desde El Bajío a El Sásabe”, precisó.

Datos económicos de las etnias comunidades indígenas:

El análisis de los datos censales refleja que a pesar de que la mayoría de la población étnica de Sonora vive en comunidades rurales, tan sólo 17.4% de los hogares indígenas se dedica a actividades agropecuarias o forestales y el resto, por lo general, vive de la venta de su mano de obra.

 

Un porcentaje muy bajo de las familias comca’ac y tohono o’odham, (1, 2.9 y 3.5%) se dedican a labores agropecuarias y forestales.

 

Fuente: Investigador José Luis Zárate Valdez.

Elabora Óscar León

piezas con alma

 

“Es para que nuestra cultura se conozca, que se sepa en otras comunidades, tenemos eventos que hacemos y los presentamos en el malecón… estamos dándola a conocer y si la aprecia mucho la gente”

Óscar Velasco León

 

 

Las cucharas, vasos, platos, báculos (bastón de mando) y artesas (bandejas para amasar) son algo más que un trozo de madera tallada para don Óscar Velasco León, pues encierran rituales y tradiciones que aprendió de sus abuelos y padres y que a su vez éstos asimilaron de sus antepasados.

El artesano que pertenece al pueblo Tohono O’odham, conjunta alma, tradición y arte en cada una de las piezas que talla en madera, pues con sus manos convierte en arte el mezquite, palo fierro, ocotillo y el sahuaro.

“Labro la piedra, hago dibujos, antes hacemos la oración, hago además laberintos que son el signo sagrado de la tribu, hago santos, los hace uno para que se queden en el hogar”, explicó don Óscar.

Desde Puerto Peñasco, José Pasos Valdez tiene la encomienda de dar a conocer a la etnia a la sociedad y lo hace por medio de sus creaciones. Animales en miniatura y chozas parecidas a las de los indios, son algunas de las figuras que trabaja a detalle.

Cómo llegar

Actualmente la tribu tohono o’odham habita en zonas desérticas de Sonora y Arizona, específicamente en los municipios de Caborca, Puerto Peñasco, Sáric, Altar y Plutarco Elías Calles, pero la gran mayoría se encuentra en Arizona.

 

SU TERRITORIO

El muro afectaría el territorio de los tohono o’odham -gente del desierto-, que abarca 120 kilómetros de frontera:

20 y 30 mil

Habitantes En Estados Unidos

144

(Según el censo del 2010)

2000 (2010)

conteos comunitarios

video

etnia pápagos

 

POR JUAN HERNÁNDEZ

jehernández@elimparcial.com

A pesar de la adversidad

mantienen su lengua

y costumbres

Tohono O’otham significa al español “gente del desierto”. Este grupo étnico reside, en parte, en las zonas desérticas de Sonora y en las cabeceras municipales de los municipios de Caborca, Puerto Peñasco, Sáric, Altar, Plutarco Elías Calles, Trincheras y Ures.

Según José Luis Zárate Valdez, investigador del Centro Regional Universitario del Noroeste, los pápagos son propietarios de 53 mil 696 hectáreas y actualmente, de acuerdo a datos del Inegi, existen 144 personas que hablan la lengua materna.

“Podemos valorar a esos 144 hablantes porque la mayoría están dispersos y más que alarmante es sorprendente que a pesar de esta dispersión se mantenga la lengua aún en las cabeceras municipales”, expresó Tonatiuh Castro Silva, investigador del Centro Sonora de Culturas Populares.

Su organización se basa en un gobernador que es nombrado por cada una de las aldeas y estos a su vez conforman el llamado Consejo Supremo de Gobernadores. Desde 1997 se creó la figura del regidor étnico.

Su fiesta o celebración más importantes son la Vi’ikita que se celebra en julio y el día de San Francisco. Sus ceremonias son para pedir por la lluvia, para lo cual ofrecen sus danzas y cantos.

Al Norte de una de sus comunidades, Quitovac, se ubica una laguna que para ellos es sagrada pues uno de los ancestros se dejó comer por una serpiente que habitaba en ese lago, sacrificio que les permitió continuar viviendo en el territorio que ahora ocupan.

el inicio

de su vida

Se adentrará en él para recorrerlo,  girando, perdiéndose  y serpenteando a lo largo del extraño  camino de la vida. Al final, llegará  al centro, que  representa la muerte. Ahí será saludado por I'itoi, el creador, dios Sol, el Hermano  Mayor, logrando unirse a él en armonía con el universo.

presentado por

PáPAGOS

más allá del muro

y de la frontera