Corren ríos de aguas negras
Corren ríos de aguas negras
TENDENCIAS:

Corren ríos de aguas negras

Corren ríos de aguas negras
Por: |
HERMOSILLO, Sonora(GH)
PRIMERA DE DOS PARTES

A su paso por los municipios que están ubicados en su ribera, las aguas que lleva el cauce del Río Sonora son contaminadas con residuos humanos de manera directa y por filtración al subsuelo.

La acción representa, según expertos, un problema ambiental fuerte, porque del agua del río bebe el ganado cuya carne es consumida por las personas y se nutren pozos de donde la gente utiliza agua para sus actividades diarias.

En Bacoachi, Arizpe, Banámichi, Huépac, Aconchi, Baviácora, se pudo comprobar durante un recorrido por la ruta del Río Sonora, que hay descargas directas de aguas negras, en su mayoría domésticas hacia el cauce.

En Ures no se comprobó que los desechos dieran de manera directa a algún arroyo que las condujera hacia el río, pero la laguna de oxidación no está impermeabilizada; mientras que en Cananea se observaron drenes a cielo abierto.

En los pueblos que se ubican en la ribera del Río Sonora, se cuenta con lagunas de oxidación como destino final de residuos urbanos que en promedio arrojan a arroyos que llegan al cauce, un 20% de las aguas residuales por medio de tubos de desagüe.

La situación es similar en los ocho pueblos visitados donde las lagunas están ubicadas, todas, a menos de 500 metros del área que recorre el río.

Se visitó también Nacozari de García, municipio minero que se ubica cercano en la cuenca del Río Yaqui, tiene tres lagunas para aguas negras, las cuales también desfogan aguas al afluente.

Aceptan los derrames

Las autoridades de seis de los ocho municipios sobre el Río Sonora y en Nacozari, en la otra cuenca, aceptaron que hay derrames constantes de aguas negras a los afluentes, porque no tienen recursos que permitan tratar el líquido para darle usos alternativos.

Un aspecto en común es que los encargados de obras públicas o de los organismos de alcantarillado y agua potable, tienen en los municipios más pequeños, solo vagos conocimientos sobre la operación de las lagunas de oxidación y su mantenimiento.

En Cananea, las descargas de aguas negras de viviendas y negocios tienen dos destinos, uno de ellos es una laguna de oxidación ubicada en una zona conocida como Los Jalis, donde se une con desechos de agua de la mina.

Jorge Alberto Valdez Ramos, director de Servicios Públicos de ese Municipio, señaló que la compañía minera se encarga de tratar los residuos y los aprovecha para procesos de explotación de minerales.

A ese sitio va aproximadamente el 70% de las aguas negras de la ciudad, el resto a una laguna de oxidación que es operada por el Municipio con apoyo de la Comisión Estatal del Agua, la cual también se trata, aunque el funcionario no supo explicar el uso de las aguas grises.

“Creo que sí hay tubería por abajo, pero los señores que tienen milpas la vuelven a echar por arriba para regar, hay veces que no pasa el agua, el problema ya tiene rato y se ve ahí un tubo como que está tapado”, comentó Gildardo un vecino de la zona.

Durante el recorrido no se pudo comprobar de manera directa si las aguas residuales, así como residuos de la mina dan directamente a algún arroyo, debido a que se ubican en zonas privadas de la empresa minera.

En el Municipio de Bacoachi, hacia el lado Norte del poblado, se ubican una laguna de oxidación a cielo abierto y una fosa séptica, ambas tienen más de quince años y a decir de los vecinos las dos derraman desechos hacia el cauce del río.

El hecho se comprobó en la fosa séptica, donde tiene un tubo de desagüe con derrame constante de aguas negras hacia el lecho del río.

Benjamín Pacheco González, contralor municipal, aceptó que se derraman desechos al río especialmente desde la fosa séptica ubicada al Norte del poblado y que la laguna de aguas negras no cuenta con impermeabilizante, hecho que también contamina.

“Cuando hay mucho uso, cada dos o tres días ya está la pila derramándose, viene la pipa esa que manda el Gobierno y la sacan, pero a la semana ya está derramando y va directo al río”, manifestó el señor León Soto Rivera, habitante de Bacoachi.

Aguas abajo del Río Sonora, por la carretera Mazocahui-Cananea, se ubica el Municipio de Arizpe, donde el flujo de desagüe desde la laguna de oxidación hacia el afluente es directo y constante, hecho que aceptan las autoridades.

“Desde que yo sé ha estado esto así, de pronto tapan pero luego vuelven a abrir y esto sale al río, aquí, ha habido enfermedades, pero no se sabe por qué razón”, explicó Héctor Vindiola Medina, habitante de Arizpe.

Un 90% de las viviendas y negocios cuentan con drenaje, el resto tienen fosas sépticas, mencionó David León Siqueiros, director de Obras Públicas de la localidad, pero no se cuenta con una planta tratadora de aguas residuales.

“Es un mal que tenemos en el Río Sonora y que se ha manejado así, como administración tenemos ese problema, no te sabría decir cuánto se vierte, ni cada qué tanto tiempo, siempre está la laguna llena”, comentó el funcionario.

Los problemas

Los municipios tienen organismos de administración del agua potable y drenaje propios, pero dependen en parte de la Comisión Estatal del Agua (CEA) para algunos servicios, como el desazolve de las fosas sépticas.

Otro problema que enfrentan en común es la falta de pago por parte de los usuarios del servicio, según las mismas autoridades, por lo que cuentan con escasos recursos para hacer inversiones mayores en la red de drenaje y dependen de presupuestos externos.

Situación similar ocurre en el Municipio de Banámichi, donde además de los tubos de desagüe que dan directamente a un arroyo, el depósito de residuos no está impermeabilizado y la filtración es constante.

“El drenaje va a una laguna que está aquí en la orilla del Río y el agua ahí se consume, se filtra al suelo y no apesta porque está un poco lejos de la cabecera municipal”, señaló Carlos Cha Córdova, habitante con más de 50 años de morar en el poblado.

De la contaminación al río participan también de manera involuntaria los habitantes de Huépac, donde parte de las aguas negras que desfoga la laguna de oxidación son utilizadas para sembrar pastura que come el ganado local.

Alejandro Bustamente Reyes, titular del Oomapas de Huépac, no aceptó que hubiera derrames al río, lo cual se comprobó por este medio, pero sí que existen filtraciones al subsuelo al no operar la laguna de manera adecuada.
TÓPICOS:
Los comentarios a las notas son responsabilidad de los usuarios. Ayúdenos a que sus contenidos sean adecuados. Participe responsablemente y denuncie los comentarios inapropiados