Descuido y maltrato afectan a parte de la niñez nogalense
Descuido y maltrato afectan a parte de la niñez nogalense
TENDENCIAS:

Descuido y maltrato afectan a parte de la niñez nogalense

Descuido y maltrato afectan a parte de la niñez nogalense
Por: |
NOGALES(GH)
Por necesidad o negligencia, parte de la niñez de Nogales carece de los cuidados necesarios por sus padres; en otros casos llegan a ser víctimas de malos tratos, golpes y hasta delitos sexuales.

El problema se ha recrudecido con los años; por un lado la falta de responsabilidad de los padres biológicos y por otro el dejarlos a cargo de personas que los descuidan o maltratan, mientras el padre, y muchas veces solamente la madre, labora.

En las últimas semanas dos pequeñitas fueron resguardadas por personal de DIF por presunta negligencia y golpes; una de ellas, a cargo de su abuela porque sus padres no se responsabilizaban, fue encontrada de noche pidiendo dinero en la calle.

La segunda estaba a cargo de una tía política, pero su maestra de preescolar notó que en su cuerpo la pequeñita tenía varias lesiones que indicaban que era agredida o no la cuidaban adecuadamente. Ambos casos se investigan por el DIF.

LES DAN ATENCIÓN

Ana Esther Álvarez, directora de DIF Nogales, indicó que el promedio de niños resguardados en el albergue oscila en los 30; en ocasiones llegan a tener 20 pequeñitos y hasta 48, a veces bajo sus cuidados.

En promedio un pequeñito bajo resguardo del DIF pasa entre uno y cuatro meses en el albergue mientras se investiga si es víctima de algún delito o sus papás no le dan los cuidados que merece y a los que tiene derecho.

Y a diario, agregó, se atienden deunas 30 a 40 personas en la Subprocuraduría de la Defensa del Menor y la Familia, donde se da seguimiento a casos o se inician un promedio de 20 nuevos por mes.

La funcionaria observa que un común denominador en estos casos es la situación económica; los padres, muchas veces o solamente la mamá, deben trabajar y se ven en la necesidad de dejar a sus hijos solos o con alguien que los cuide.

"En nuestra ciudad los horarios de trabajo son extendidos, la economía que cada vez demanda mayor tiempo del padre o madre aunado a embarazos en adolescentes, que se viene incrementando hace algunos años", opinó.

Niños que son dejados al cuidado de abuelos, que son entregados al cuidado de tíos, niños al cuidado de compadres, amigos, hermanos mayores, resaltó, es la economía y falta de responsabilidad que tienen padres y madres biológicas.

La directora de DIF dijo comprender el tema de tener que laborar pero que esto no es justificación, ya que deben priorizar el interés de los niños, preservar su integridad física y emocional, y buscar una red confiable de ayuda.

OBLIGACIÓN SOCIAL

Francisco Javier Zamorano Gómez, trabajador social de DIF, es uno de los primeros en atender denuncias de presunta negligencia o maltrato en menores.

"Se recibe la denuncia, vamos al domicilio con el fin de verificar si la denuncia que se expuso es verídica o falsa; desafortunadamente tenemos muchos casos que la denuncias son falsas, pero igual el trabajo nuestro es ir al domicilio", explicó.

El trabajador social agregó que muchos de los casos se dan en familias de clase media baja en fraccionamientos como La Mesa, Lomas del Sol, Lomas de Anza y Cumbres del Mediterráneo, por citar algunos sectores.

"Si hablamos específicamente de maltrato y si el menor está en ese domicilio hacemos exploración física, si a ese menor le observamos lesiones en el cuerpo y vemos que son de una manera graves procedemos al momento, rescatamos a este menor de esta casa familiar y lo traemos a las oficinas de DIF municipal a que sea valorado", detalló.

Una vez en DIF se da seguimiento al caso, la presunta víctima es atendida por médicos y sicólogos, así como personal del área jurídica; mientras tanto es puesto en resguardo en el Albergue del Sistema DIF.

"La escuela es la primera autoridad; están obligados a reportar estos casos pero muchas veces desafortunadamente en mi experiencia, he visto que no todos los maestros denuncian", aseveró el trabajador social.

BUSCAN INDICADORES

Cuando Jaqueline Méndez Zavala, sicóloga de DIF, atiende a un niño presuntamente víctima de algún delito, trata de detectar ciertos indicadores que le permitan saber por lo que pasa el pequeñito.

Ha atendido a niños de hasta 2 años, dijo, y que hay pequeños de 4 ó 5 años que saben la situación por la que están pasando y la manifiestan a veces en las primeras sesiones y en otras por medio de actividades lúdicas.

"Ellos normalmente ya saben toda la situación; hay niños incluso que vienen aleccionados, el papá, padrastro, algún familiar cercano dice vas a decir esto, tenemos que estar muy alertas para poder detectar que el niño viene aleccionado", resaltó la sicóloga.

Hay también niños evasivos a quienes aplican alguna actividad lúdica para atraer su atención y sientan la confianza para narrar su situación.

"Hay niños que no saben a que vienen y hay niños que ya saben muy bien y hasta protegen la figura de la mamá, padrastro y a veces vienen temerosos y dicen mejor no digo nada porque me va a ir peor", lamentó.

Con frecuencia, dijo, los malos tratos suelen venir de la mamá y de los padrastros.

La sicóloga añadió que por otro lado hay niños de 3, 4 años que saben lo que sucede y sienten la necesidad de recibir mayores cuidados y cariño de sus padres.

LOS PUEDE "MARCAR"

La sicóloga añadió que niños que han pasado por esto pueden desencadenar a futuro problemas de depresión, ansiedad, aprendizaje, que sólo con la ayuda de la familia o las personas a cargo pueden ayudar a tratar y que vuelvan a ser felices.

"Es complicado y para eso ocupamos sensibilizar a los papás o familiar que se va quedar cerca para que nos apoye, ahora sí que es un tratamiento sistémico, familiar, para poder apoyar a estos niños a que superen estas situaciones", mencionó.

Incluso de adultos pueden experimentar dificultad para obtener empleo y para mantener una relación estable.
Los comentarios a las notas son responsabilidad de los usuarios. Ayúdenos a que sus contenidos sean adecuados. Participe responsablemente y denuncie los comentarios inapropiados