Inicio

Asciende al trono Guillermo Alejandro, nuevo rey holandés

El rey Guillermo Alejandro acompañado de su esposa la reina Máxima dentro de la "Nieuwe Kerk" o Nueva Iglesia en Amsterdam, Holanda durante su ascensión al trono. Foto: AP
El rey Guillermo Alejandro acompañado de su esposa la reina Máxima dentro de la "Nieuwe Kerk" o Nueva Iglesia en Amsterdam, Holanda durante su ascensión al trono. Foto: AP
Publicada:      Por:    
Comentarios
AMSTERDAM, Holanda(AP) Millones de holandeses vestidos de naranja invadieron las calles del país el martes durante las celebraciones por la asunción al trono de su nuevo rey, Guillermo Alejandro, acompañado de su esposa argentina, Máxima, la nueva reina consorte del país.

En un hito que ocurre una vez en una generación en la casa reinante de Orange-Nassau, la reina Beatriz abdicó a favor de su hijo mayor, Guillermo Alejandro, tras un reinado de 33 años.
Máxima, que antes llevaba el título de princesa, se convirtió automáticamente en reina consorte y llenó de alegría a su país natal.
"Es un verdadero orgullo que una argentina haya calado hondo en el pueblo de Holanda", dijo a The Associated Press, Rubén Tirolo, en la capital argentina.
Para Argentina "es muy importante" la coronación de Máxima, pues ha generado un "cambio positivo" en la monarquía holandesa, señaló María Tomares.
En Ámsterdam en el mar de naranja que dominaba la plaza Dam frente al palacio real sobresalía una bandera argentina celeste y blanca con la leyenda en holandés: "Holanda agradece y tiene fe en Máxima".
Con sus 46 años, el rey Guillermo Alejandro se convirtió en el monarca más joven de Europa y el primero de Holanda en 123 años desde la muerte de Guillermo III en 1890. Al igual que Beatriz antes que él, Guillermo Alejandro asumió el trono en momentos de tensiones sociales y dificultades económicas.
Aunque la monarquía en Holanda cumple un papel principalmente protocolar, Guillermo Alejandro marcó de inmediato el rumbo para preservar su vigencia en el siglo XXI.
"Quiero establecer vínculos, hacer conexiones y ejemplificar lo que nos une, el pueblo holandés", dijo el nuevo rey en la ceremonia de investidura televisada a nivel nacional y que se efectuó en la Iglesia Nueva de Amsterdam, ante la presencia de de las cámaras del Parlamento holandés.
"Como rey, puedo fortalecer los lazos de la confianza mutua entre el pueblo y su gobierno, preservar nuestra democracia y servir al interés público", manifestó.
La asunción del nuevo monarca ha suscitado grandes expectativas.
En la mayor parte de la década de 2000, el país estuvo inmerso en un intenso debate nacional sobre el tema de lo que se percibió como el fracaso de la integración de los inmigrantes musulmanes, la mayoría provenientes de Africa del Norte.
Holanda, país mercantil de de 17 millones de habitantes, ha sufrido en fecha muy reciente recesiones consecutivas. Según estadísticas que difundió el martes la Unión europea, el desempleo en Holanda va en aumento y alcanza 6,4%. La cifra es inferior al promedio de la UE, pero es la más alta en 20 años en la nación.
"Asumo el trabajo (del trono) en un tiempo en el que muchos en el reino se sienten vulnerables e inseguros", dijo Guillermo Alejandro. "Vulnerables en su trabajo o salud e inseguros sobre sus ingresos y su ambiente cotidiano".
La residente de Amsterdam, Inge Bosman, de 38 años, puso en tela de juicio que la asunción de Guillermo Alejandro impulse la creación de empleo. "Bueno, al menos alguien más se conseguido un nuevo empleo", dijo Bosman en referencia a Guillermo Alejandro.
Reveladoradamente, una de las primeras misiones diplomáticas de Guillermo Alejandro como rey será visitar al mayor socio comercial del país: Alemania.
Aunque muchos son escépticos en cuanto a la posible aportación positiva del nuevo rey en terrenos en que han fracasado los políticos, las celebraciones rompieron gratamente la monotonía de la rutina diaria en el país en tanto que está fuera de toda duda la popularidad de la casa real.
Según una encuesta que encargó la radiodifusora nacional NOS y hecha pública esta semana, 78% de los consultados expresó su apoyo a la monarquía.
La mayoría considera un hito de la identidad nacional a la Casa de Orange-Nassau, que fue fundamental en la guerra holandesa por la independencia en los siglos XVI y XVII. Representa algo que es por antonomasia holandés y está por arriba de la política.
"Creo que (Guillermo Alejandro) es como su mamá, honesto, quiere hacer mucho por su pueblo dentro del país y también afuera del país", dijo Ron Pols, quien asistió a la celebración en Amsterdam.
Guillermo Alejandro ha mantenido una popularidad al alza desde que se casó en 2002 con la argentina Máxima Zorreguieta, una civil prebeya de su país.
Visiblemente emocionada, la muy querida Beatriz terminó así su reinado de 33 años en una ceremonia televisada a nivel nacional desde el palacio real, en el centro de Ámsterdam, mientras miles de personas vestidas de naranja vitoreaban en las calles.
Cerca de cuatro horas después el rey Guillermo Alejandro, luciendo una capa de piel, hizo su juramento de lealtad al país y la constitución en la histórica Iglesia Nueva.
En un discurso en la iglesia el más joven monarca de Europa subrayó la naturaleza ceremonial de su monarquía en la sociedad igualitaria, pero también el valor simbólico y económico que un rey puede dar en las visitas de estado para apoyar el comercio.
"Representaré orgullosamente al reino y ayudaré a descubrir nuevas oportunidades", dijo.
La ceremonia de investidura fue el último acto formal de un día lleno de emoción en la Casa de Orange-Nassau a la que seguirá un paseo nocturno en bote en el puerto histórico de Ámsterdam.
El rey tomó la mano de su madre y la vio a los ojos después de que ambos firmaran el documento de abdicación en el palacio real.
Beatriz pareció al borde de las lágrimas cuando se asomó a un balcón, decorado con tulipanes, rosas y naranjas, frente a unos 25.000 súbditos.
"Estoy feliz y agradecida de presentarles a su nuevo rey, Guillermo Alejandro", dijo a la entusiasta multitud, que le cantó "Bea Bedankt" ("Gracias Bea").
Momentos después Beatriz dejó el balcón y Guillermo Alejandro, Máxima y sus tres hijas, ataviadas con vestidos amarillos y diademas a juego, saludaron a la población.
"Querida madre", le dijo el flamante monarca. "Hoy dejas el trono. Treinta y tres años emotivos e inspiradores. Te estamos profundamente agradecidos", dijo el rey.
Máxima, de 46 años cuyo nombre antes de convertirse en miembro de la familia real argentina era Máxima Zorreguieta, se convirtió en reina consorte. Su hija mayor Catarina Amalia es ahora la princesa de Orange y la primera en la línea de sucesión.
Els Nederstigt, una mujer de 38 años, dijo que se levantó a las 5.30 de la mañana para apostarse frente al palacio real luciendo un sombrero naranja.
"Es un momento especial. Yo era una niña muy pequeña cuando Beatriz subió al trono, y por eso este es el primer cambio de monarquía que puedo experimentar", comentó. "Estuvimos aquí cuando Guillermo Alejandro y Máxima se casaron".
En medio de la celebración la seguridad era estricta, había miles de policías, uniformados y con ropa de civil, y un número no revelado de servidores públicos ayudando a la logística.
Poco después de la abdicación la policía arrestó a dos manifestantes en la plaza Dam, uno de ellos vestido con una camiseta que indicaba que era republicano, por no cumplir las órdenes para retirarse. La policía los liberó sin presentarles cargos y se disculpó por detenerlos.
En una manifestación antimonárquica en la cercana Plaza Waterloo personas vestidas de blanco llevaban letreros que se burlaban de Guillermo Alejandro.
"La monarquía es una enfermedad de transmisión sexual", decía uno de ellos.
Jan Dikkers dijo que asistió para demostrar su desaprobación por el ascenso de Guillermo Alejandro, a quien dijo la gente tolera sólo porque "les cae bien su esposa".
Dikkers agregó que la aprobación de Beatriz es exagerada.
"La gente dice que la reina hizo un buen trabajo pero no hizo nada", dijo. "Quizá parece una persona agradable, y a la gente le gusta, pero eso es diferente".
En el resto de la ciudad las celebraciones se realizaron pacíficamente, un escenario muy diferente a la coronación de Beatriz en 1980 cuando ocupas protestaban por la falta de vivienda y pelearon con la policía llenando de nubes de gas lacrimógeno la ciudad.
En el hipódromo de Buenos Arires la comunidad holandesa se reunió a primera hora del martes para celebrar la investidura de los nuevos reyes en un acto organizado por la Embajada de Holanda.
Unas 500 personas, muchas de ellas vestidas con alguna prensa naranja, siguieron con atención en pantallas de televisión las imágenes de la ceremonia de coronación.
"Tenemos un nuevo rey después de más de cien años y tenemos una hermosa reina que adoramos", dijo a los periodistas Heinz Van deer Vart, vestido con sombrero y corbatas de color naranja.
En tanto, el embajador Hein de Vries señaló que "la presencia de la reina Máxima en Holanda va a apoyar la profundización de nuestras relaciones, sean turísticas, culturales y comerciales".
Por su parte algunos canales de televisión argentina dedicaron una transmisión especial a la coronación de Guillermo de Holanda.
El espacio aéreo sobre Ámsterdam se cerró el lunes y permanecerá así por tres días. Los invitados reales de 18 países llegaron el lunes y el tráfico de la ciudad se vio constantemente interrumpido por limosinas con ventanillas obscuras y sus escoltas.
Entre los invitados destacaban el príncipe Carlos de Gran Bretaña y su esposa Camila, el príncipe Felipe y la princesa Letizia de España, así como el príncipe heredero de Japón Naruhito y la princesa Masako. Carlos también estuvo presente cuando Beatriz fue coronada en 1980.
Algunos expertos consideran que Beatriz permaneció en el trono por tanto tiempo en parte por la agitación en la sociedad holandesa, pues el país tenía problemas para asimilar el número creciente de inmigrantes, en su mayoría musulmanes del norte de África, al tiempo que se alejaba de su reputación como uno de los países más tolerantes del mundo.
Su esposo, el príncipe Claus, murió en 2002 y el año pasado su hijo menor, el príncipe Friso, quedó atrapado por una avalancha cuando esquiaba, lo cual le causó graves daños cerebrales y lo dejó en un estado casi comatoso.
   
Sin calificar
Los comentarios a las notas son responsabilidad de los usuarios. Ayúdenos a que sus contenidos sean adecuados. Participe responsablemente y denuncie los comentarios inapropiados. Los comentarios que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de forma automática. Revise por favor las reglas completas que regulan los comentarios de los usuarios.

 
0 COMENTARIO(S)