Ir Arriba

Inicio

Operación Kitty: la aportación de los gatos al mundo

Operación Kitty: la aportación de los gatos al mundo

Operación Kitty: la aportación de los gatos al mundo
Operación Kitty: la aportación de los gatos al mundo Foto: www.merca2.es
Por: |
(Tomada de la Red)
La historia reciente no empieza con los gatos. Cuando los Seal Team Six abatió a Osama Bin Laden en 2011, no lo hicieron solos. Tenían la ayuda de un perro Malinois belga llamado El Cairo, cuyo trabajo era rastrar posibles trampas. El uso de los animales por los Estados Unidos para operaciones especiales se remonta mucho antes e incluye su uso como espías.

El uso de animales en la guerra tiene una larga historia que se remonta al menos a los antiguos griegos. En los últimos siglos, los seres humanos han utilizado a sus amigos animales para otras operaciones en la guerra, aparte de la simple fuerza bruta, incluido el espionaje, siendo el ejemplo más evidente las palomas mensajeras que transportaban información entre las fuerzas aliadas y los diversos movimientos de resistencia en la Europa ocupada durante el Segundo Mundo Guerra. Pocas personas todavía no se dan cuenta de que los animales siguen siendo ampliamente utilizados en la guerra hoy en día, y aún menos se dan cuenta hasta qué punto las agencias militares y de inteligencia modernas han ido a obtener el mejor uso de sus agentes animales.

Una de las historias más extrañas relacionadas con los animales surge del frenético ambiente de la Guerra Fría. La mayoría de las personas son conscientes de la furiosa carrera armamentista y tecnológica en la que los adversarios en guerra se involucraron durante este período, pero las distancias que intentaron superar unos a otros en los métodos de espionaje todavía están, en gran medida, ocultas al público. Los servicios de inteligencia norteamericanos eran muy conscientes de que tenían que ser muy creativos si querían ganar la ventaja en la Unión Soviética cuando se trataba de la competencia en inteligencia. Este deseo de competencia llevó a la Operación Acoustic Kitty, cuyos detalles fueron revelados en 2001 por la Dirección de Ciencia y Tecnología de la CIA

Cuando la Segunda Guerra Mundial terminó en 1945, los EEUU y la URSS mantuvieron su pretensión de amistad. Por lo menos hasta que el primer ministro británico Winston Churchill lo mencionara el 5 de marzo de 1946.

Churchill estaba dando un discurso en el Westminster College en Fulton, Missouri. En lugar de dar una charla inspiradora sobre el futuro maravilloso que los graduados podrían esperar, en su lugar dio su famoso discurso el Telón de Acero, acusando a los soviéticos de querer gobernar el mundo.

Tratando de ganar ventaja unos sobre otros, no solo participaron en una carrera de armas y tecnología, sino que también idearon métodos únicos de espionaje. En 1954, por ejemplo, la CIA y la Inteligencia Británica crearon la Operación Oro, excavando un túnel bajo Berlín para acceder al cable de comunicaciones de la Embajada Soviética en Zossen.

Herederos de la traición por un mole soviético les obligó a inventar medios más creativos. No importa lo descabellada o ultrajante que fuera una idea, la CIA estaba dispuesta a darle una oportunidad.

Sin embargo, hasta 2001 no se conocía su grado de barbarie con los pobres gatos. Ese fue el año en que la Dirección de Ciencia y Tecnología de la CIA publicó archivos previamente clasificados a Jeffrey Richelson, investigador senior del Archivo Nacional de Seguridad de Washington.

Uno de sus planes se llamaba “Project Acoustic Kitty”, en la que usarían gatos para el espionaje. Aunque el expediente todavía está muy expurgado, parece que los contribuyentes estadounidenses en los años sesenta pagaron más de 10 millones de dólares para llevarlo a cabo. A pesar de esto, terminó con resultados catastróficos

Comenzó en 1961. Los registros disponibles no revelan quién ideó la idea, sino que la Oficina de Servicios Técnicos de la CIA y su Oficina de Investigación y Desarrollo le dieron luz verde.

Sonaba como una idea fantástica. Los gatos son tranquilos, pequeños, capaces de ir a casi cualquier lugar, y no atraen ninguna sospecha. ¿Por qué no usar gatos para espiar a los soviéticos? Simplemente había que conectar una fuente de alimentación, micrófono, antena y transmisor a ellos.

Para tener éxito, dicho equipo requería ser lo suficientemente pequeño como para no atraer la atención y necesitaba resistir el frotamiento o el lamido de los gatos. Además, la química del cuerpo de un gato, la humedad, la temperatura y la curiosidad innata tenían que ser tomadas en consideración.

Poner este equipo en un collar no funcionaría, dado el alcance de su tecnología en aquel momento. ¿La solución? Ponerlos en el interior del cuerpo de un gato. La CIA llamó a especialistas en equipos de audio para que trabajaran en el problema sin decirles para qué era. Después de usar varios maniquíes, pasaron a experimentos in vivo.

El resultado fue un transmisor de 2 cms de largo implantado quirúrgicamente en la base del cráneo de un gato con un pequeño micrófono insertado en el conducto auditivo. La batería se colocó en la cavidad torácica. Un alambre de malla fina se utilizó desde la base del cuello y se tejió en la piel hasta el final de la cola para la antena.

Los gatos fueron monitoreados después de la operación para ver cómo reaccionaban al equipo. Los dispositivos también tenían que ser cómodos para permitir a los gatos moverse con normalidad para no atraer la atención.

Había cierta preocupación acerca de cómo podría reaccionar la gente si se enterara. Sin embargo, sería peor que América cayese en las garras del comunismo. Después de todo, era la Guerra Fría.

Lo ajustaron, así que el alambre ya no quedó en el cuello del gato. En cambio, estaba incrustado a lo largo de la columna vertebral. Para una prueba, seleccionaron una gata gris y blanca y la sometieron a una operación de una hora realizada por un veterinario.

Entre los que vieron el procedimiento fue un técnico de audio que tuvo que sentarse cuando vio sangre.

La gata se distraía fácilmente o se aburría y se alejaba, haciendo lo que quería. En otras palabras, se comportó como cualquier gato normal lo haría. También había una cuestión sobre la comida. Para ella, la comida era más importante que las cuestiones de seguridad nacional para el mundo libre y combatir los males del comunismo.

Esta parte final del procedimiento se abordó con otra operación. También fue entrenada, lo que llevó el gasto total del proyecto a 20 millones de dólares de los años 60.

En 1966, estaba lista para su primera misión en Washington, DC. Su objetivo eran dos hombres sentados en un banco en el parque frente a la embajada soviética en la avenida Wisconsin. Fue liberada de una camioneta llena de equipos de vigilancia electrónica y científicos que sin duda estaban emocionados de ser parte de la historia.

Cruzó la calle. Por desgracia, lo mismo ocurrió con un taxi que la atropelló. Dado el secreto del proyecto, la participación de un sicario taxista soviético fue descartada. En el lado positivo, demostró que era capaz de concentrarse en su objetivo sin ninguna distracción.

¿Fin de la historia? No exactamente. En 2013, Robert Wallace, ex director de la Oficina de Servicios Técnicos de la CIA, afirmó que la gata no murió. Fue recogida para evitar que cayera en manos equivocadas. Su equipo fue removido, y la Mata Hari felina consiguió vivir una vida larga y feliz.

Desafortunadamente para la CIA, sus 20 millones de dólares no dieron resultados. No pudieron conseguir que cualquier otro gato hiciera lo que querían, así que finalmente desecharon el proyecto en 1967.

En cambio, han pasado a usar robots, como la Nano Hummingbird Vigilancia y Aeronaves de Reconocimiento por la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA).

Fuente:https://www.merca2.es/aportacion-gatos-espionaje/
TÓPICOS: MASCOTAS

Los comentarios a las notas son responsabilidad de los usuarios. Ayúdenos a que sus contenidos sean adecuados. Participe responsablemente y denuncie los comentarios inapropiados. Los comentarios que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de forma automática. Revise por favor las reglas completas que regulan los comentarios de los usuarios.