¿Cómo se siente ser víctima de un engaño?

¿Cómo se siente ser víctima de un engaño?

TENDENCIAS:

¿Cómo se siente ser víctima de un engaño?

¿Cómo se siente ser víctima de un engaño?
Todos hacemos promesas. Le decimos a la gente que los amamos, que queremos cuidarlos, que no podríamos vivir sin ellos, pero la mayoría del tiempo, resultan ser palabras vacías.
Por: |
CIUDAD DE MÉXICO(Agencias)
Todos hacemos promesas. Le decimos a la gente que los amamos, que queremos cuidarlos, que no podríamos vivir sin ellos, pero la mayoría del tiempo, resultan ser palabras vacías.

Aún así, necesitamos hacer esas promesas. La gente necesita cierto nivel de seguridad en la relación para ser feliz… es simple naturaleza humana. ¿Pero estamos seguros en realidad?

Hay un sin fin de formas de perder a aquellos que amamos, de tener un corazón roto; sin embargo, no hay nada peor que una infidelidad. El engaño es algo que nunca pasó por mi mente… tampoco lo entendía.

Si no quieres a esa persona lo suficiente para ser honesta con ella… entonces deberías pensar si en realidad quieres estar ahí.

Ser víctima de un engaño es uno de los peores sentimientos del mundo… en términos emocionales. Puede ser perjudicial. A mi me engañaron… y no es una experiencia que esté disfrutando.

Si la persona que amas te engaña con alguien más… no hay palabras para describir el dolor. Pero voy a intentarlo.

Primero no lo quieres creer

La mayoría descubrimos el engaño por terceros o una fuente externa. Raramente la gente tiene los “pantalones” para adueñarse de sus acciones y confesar lo que hicieron.

A veces nunca te darás cuenta. Y es que la mayoría de los infieles son infieles crónicos. Por eso dicen que “una vez infiel, siempre será infiel.”

Aunque no quiero generalizar, se ha confirmado que las personas infieles son así porque creen que está bien ser así. Así que lo hacen… y a veces con regularidad.

Los infieles crónicos no te van a decir que te están engañando… incluso si se lo preguntas directamente. Es posible que lo escuches de tus amigos… y será difícil de creer. Yo me enteré por la fuente directa. ¿Y sabes qué? También fue difícil de creer.

Simplemente no quería aceptar que algo así me estaba pasando… y es que una vez que lo aceptas, se vuelve real. Y cuando se vuelve real… Duele.

Todo se te viene abajo

Pierdes estabilidad. El piso donde estabas se desmorona y no tienes de donde agarrarte. Es muy diferente que el chico con el que sales te engañe. A que el hombre que amabas, simplemente decide que ya no eres suficiente para él.

Porque eso es lo que significa, ¿cierto? Amaste a esta persona con todo lo que tenías, y resulta que él dejó de hacerlo desde hace mucho… y jamás te enteraste. La realidad que te creaste a ti misma se desvaneció en un instante, y ahora te sientes perdida y sola.

Tu futuro entero ha cambiado por completo, y no tienes ni idea de cómo vas a terminar este capítulo. Eso es lo peor de un engaño.

No sólo lastiman tu orgullo y tu autoestima, sino que el futuro que tenías planeado desaparece frente de ti, y ahora ya no sabes qué hacer.

Lastiman tu autoestima… y ahora empiezas a cuestionarte

Te empiezas a preguntar si no valías tanto la pena. Creías ser bonita, amorosa, fuerte, perseverante, inteligente, un gran partido.

Pero entonces la persona que amabas, la persona a quien le dedicaste tanto, te tira como si fueras basura.

Tener a alguien que termine contigo es horrible. A veces las cosas no funcionan y no tienes de otra que aceptar la situación. Pero ser engañada es otra onda. Ser la víctima de un engaño es un mensaje claro de que tú eres el problema, de que tú no fuiste suficiente.

En la mitad de los casos, la gente es infiel con un desliz, un extraño. ¿Y cómo puedes responder ante algo así? Prácticamente esta persona te está diciendo que prefiere dormir con alguien más, menos contigo.

Lo peor es que empiezas a creer que no eres suficiente, que no eres bonita, que no eres TAN inteligente. Te cuestionas completamente.

Y esta es una experiencia que cambiará tu vida casi por completo. Arruina parte de tu autoestima, gran parte de ti.

Y encontrar la salida… no es fácil

Después de unas semanas (o menos… o más), vas a tener que levantarte. Algunos decidirán que es un nuevo comienzo, y que debes enfocarte en ti misma nuevamente.

Otros decidirán que lo que realmente quieren es un poco de libertinaje. ¿Por qué no?

Lo más difícil, por supuesto, es dejar ir a esa persona que tanto amaste. Porque… sólo porque te haya engañado, no quiere decir que dejaste de quererlo. De hecho, por eso mismo dolía tanto.

La gente tiende a querer mantener cerca a las personas que los alejan. No es un buen hábito, pero la mayoría lo hacemos.

Y ese es el verdadero dolor, la idea de que algo era tuyo y que no pudiste conservarlo. Te mientes a ti misma en creer que pudiste haber hecho algo para evitarlo, y no entiendes que en realidad fue decisión de ÉL. Si alguien pudo haber detenido algo, era él. De alguna forma, colocar la culpa donde pertenece es inútil, pero positivo. Al final del día, siempre encontrarás algo malo contigo, algo que puedas identificar como el culpable de la infidelidad. Y la realidad es que no podías detenerlo… y tampoco te lo merecías. El engaño fue el camino fácil y cobarde. No dejes que una persona así arruine lo que eres y lo que puedes ser. Sé que no es fácil, sé que ahorita estás llena de dudas e inseguridades. Pero no estás sola. Y te vas a sentir sola por un buen rato, pero ahora tienes un gran camino por delante, con una carga menos.

Si amabas a alguien, salir adelante será difícil. Posible (siempre posible), pero difícil.

Si te encuentras en una situación así, cuéntalo. Cuéntalo las veces que necesites y desahógate. Yo lo he contado varias veces para tener retrospectiva de lo que sucedió. He sido muy afortunada de tener amigos y familia que me apoyan en el camino.

Cuando me enteré del engaño… sentí un dolor horrible y entré en shock. Pero también sentí una GRAN tranquilidad. Porque así como “sabía” que algo andaba mal, también sabía que era inevitable. Obviamente un engaño no es la forma correcta de actuar, pero es algo tan grotesco, que te cambia la perspectiva de esa persona con la que imaginabas una vida.

Hoy tal vez llores, y tal vez él no sienta lo mismo que tú. Pero a la larga tú te levantarás y crecerás. Él quién sabe si lo haga algún día. Una infidelidad habla de una gran inmadurez. Una inmadurez que a la larga pudo haberte arruinado la vida.
TÓPICOS: VIDA Y ESTILO

Los comentarios a las notas son responsabilidad de los usuarios. Ayúdenos a que sus contenidos sean adecuados. Participe responsablemente y denuncie los comentarios inapropiados