Crece incidencia de niños diabéticos

Crece incidencia de niños diabéticos

TENDENCIAS:

Crece incidencia de niños diabéticos

Crece incidencia de niños diabéticos
Por: |
HERMOSILLO,Sonora(GH)
Son al menos 60 niños sonorenses los que padecen Diabetes Mellitus tipo uno y que llevan un control en el Hospital Infantil del Estado de Sonora (HIES); aunque esta cifra coincide con el registro de la Asociación Sonorense de Diabetes A.C., no representa al total de la población infantil con este padecimiento.

La endocrinóloga pediatra, Cynthia Bueno, precisó que en Sonora sí ha incrementado la incidencia de pacientes, sin embargo, ésta varía de acuerdo con el número de menores que son captados en alguna institución del sector Salud.

"En el HIES existe una clínica de Diabetes Mellitus tipo uno, donde se atiende a la población de todo el Estado: Tenemos pacientes de Magdalena, Cananea, Peñasco, Caborca, Bacanora, Guaymas, Ciudad Obregón, Hermosillo y otros municipios", detalló.

Desde 2014 a la fecha el mayor impacto que se ha dado en Sonora es la educación que recibe el paciente, acentuó la especialista, pues de todas las fuentes posibles recibe información acerca de cómo mejorar el control de su diabetes.

"Una de las funciones que tiene el hospital con respecto a esta enfermedad, es fomentar la educación. Entonces existe una clínica de Diabetes Mellitus tipo uno en la cual se citan una vez al mes (a pacientes y padres) a pláticas, pues lo que queremos es que involucren por completo al tratamiento", externó.

EDUCACIÓN PARA NIÑEZ

Yadira Martínez Schmidt, presidenta de la Asociación Sonorense de Diabetes A.C., coincidió en que debe haber una educación tanto de los familiares como del niño que padece la enfermedad.

"El objetivo de nosotros es educar a la persona con diabetes y a sus familiares, porque tiene mucho que ver el entorno en el que se van a ir desarrollando; ahora sí, es necesario que toda la familia esté en sintonía", aseveró.

Que los menores aprendan a cuidar su salud por ellos mismos y empecen a depender menos de mamá o papá, acentuó, es lo que se pretende lograr a través de esta grupo de asistencia social.

"Y que también los papás aprendan a soltarlos, porque somos muy absorbentes cuando te dicen que a tu niño te lo detectan con diabetes, se te viene el mundo encima y nos volvemos muy sobre protectores", añadió.

NIÑOS CON INSULINA

De acuerdo con la Secretaría de Salud en el Estado, un niño con diabetes mellitus tipo uno se ve obligado a utilizar insulina, ya que su organismo no la produce de manera natural, explicó Cynthia Bueno.

La endocrinóloga pediatra del HIES puntualizó que actualmente los menores empiezan a padecer esta enfermedad, pero del tipo dos, debido al aumento en el número de infantes con obesidad.

"La prevalencia (de la tipo uno) es mucho menor, estamos hablando de que en el 2001 se estimaba el 1% del total de la población; esto ha ido aumentando y ya casi llega al 3% de prevalencia de diabetes", externó.

Bueno subrayó que un menor siempre llega en estado de "centoacidosis diabética" a una unidad del sector Salud, ya que es una enfermedad que no se puede prevenir y aparece de forma súbita.

"Una vez que ingresa al servicio de urgencias se estabiliza y de inmediato se establece una comunicación con el equipo de endocrinología para empezar la capacitación de esos pacientes, porque aquí lo más importante es la educación del paciente", reiteró.

La especialista expuso que se brinda el tratamiento médico con insulina, pero también uno integral; es decir, trabajan en conjunto nutriólogos, endocrinólogos, sicólogos, entre otros.

APRENDE JOEL A VIVIR CON LA ENFERMEDAD

Joel tenía 8 años de edad cuando fue diagnosticado con diabetes mellitus tipo uno, y aunque al principio sintió temor porque desconocía de qué se trataba, en tres meses aprendió a vivir de una nueva forma.

Ahora tiene 10 años, cursa el quinto gradode primaria, su promedio es de 9.2 y forma parte de la selección Sonora de futbol infantil; además, mide su glucosa y se inyecta insulina él mismo.

"Con el tiempo me fui acostumbrando a inyectarme, todo gracias a mi mamá que me ha ayudado a salir adelante y gracias Dios, porque estoy bien", externó el pequeño deportista.

Joel Toscano González aprendió a llevar un control de la diabetes que padece en corto tiempo, asegura, pues tuvo el apoyo de sus padres para acudir a varios campamentos, uno de ellos en Guadalajara.

"También aprendí con las indicaciones que me dieron en la asociación de diabetes, aquí en Hermosillo. Ahorita ya estoy acostumbrado a comer a mis horas, sé que no tengo que desayunar muy tarde porque se me puede subir el azúcar y tendría que inyectarme la insulina", narró.

Antes de practicar su deporte favorito, indicó, tiene que tomar los niveles de glucosa; en caso de estar bajo, comerá una pastilla o una fruta, pero si es lo contrario, tendrá que proporcionarle a su cuerpo la insulina que guarda en una pequeña hielera.

"Creo que la atención que hay aquí es buena, porque a los niños nos dan el apoyo que necesitamos, como jeringas e insulina", acentuó el futuro Ingeniero en Robótica y jugador del Real Madrid, de acuerdo a su sueño.

DIFÍCIL SOBRELLEVAR DIAGNÓSTICO

Karla González Gatélum, madre del infante, externó que fue difícil sobrellevar el diagnóstico que recibió su hijo, ya que desconocía totalmente el tema de la diabetes, entre lo que era y cómo se trataba.

"Primero que nada tuvimos el apoyo de la endocrinóloga, quien nos enseñó el manejo de la insulina, la dieta, y entonces tuvimos que acudir a una asociación para poder tener conocimiento y educarnos en qué es lo que tenemos que hacer", puntualizó.

Respecto a la reacción de Joel, explicó que fue sorprendente ver cómo su hijo de 8 años de edad aprendió en tres meses a proporcionarse a sí mismo el medicamento y llevar un control de alimentos.

"El niño siempre trae su hielera, se mide la glucosa, carga su insulina y sabe bien cuándo debe inyectarse", describió, "su tratamiento es a base de carbohidratos, tiene que consumir 2 mil 300 calorías al día, es así como sabe cuántas unidades administrarse".

Nutriólogo, dentista, podólogo, oftalmólogo, entre otros especialistas, revisan de manera periódica al infante, quien a diario lucha por sobrevivir para alcanzar sus metas.

Los comentarios a las notas son responsabilidad de los usuarios. Ayúdenos a que sus contenidos sean adecuados. Participe responsablemente y denuncie los comentarios inapropiados