En el amor los polos opuestos se atraen

En el amor los polos opuestos se atraen

TENDENCIAS:

En el amor los polos opuestos se atraen

En el amor los polos opuestos se atraen
Por: |
Agua Prieta(GH)
Individualistas con un sinfín de complicidades y otras tantas diferencias que les permiten mantenerse fiel a ellos mismos, son los esposos Josefina Chiquette Ponce y Alfonso Córdoba Macín.

Sus diferencias son parte precisamente de su felicidad, porque Alfonso, consideró, hay que ser polos opuestos forzosamente, y lo son, ella es licenciada en Administración y en Computación; él es piloto aviador y comparten la fotografía.

La pareja se conoció fortuitamente en los años ochenta en Caborca, cuando ambos estudiaban sus carreras, aunque no en la misma escuela, coincidieron porque una amiga en común los presentó.

"Nos presentó una amiga que me dijo: ‘Te voy a presentar a un amigo que es a todo dar y que es bla, bla, bla y no sé qué tanto’; entonces cuando llegué a la cafetería él estaba sentado en el escritorio del dueño.

Me dice mi amiga: ‘Ah, mira, él es Alfonso’; 'mucho gusto’ le dije, y me dijo: ‘A mí me gustan las mujeres con manos bonitas y pies bonitos’; Me cayó muy gordo", expresó con una risa Josefina.

Ahí comenzó una amistad que duró poco más de un año, hasta que se hicieron novios.

Antes de casarse las condiciones fueron claras: Habría de predominar el respeto; el diálogo siempre estaría presente, pero sin reproches, y cada uno tendría la libertad de ser siempre él mismo, sin culpas. Con esas reglas tienen 35 años de matrimonio.

Los comentarios a las notas son responsabilidad de los usuarios. Ayúdenos a que sus contenidos sean adecuados. Participe responsablemente y denuncie los comentarios inapropiados