Ir Arriba

Inicio

Son jóvenes sí, sí: Sí estudian; sí proponen

Son jóvenes sí, sí: Sí estudian; sí proponen

Son jóvenes sí, sí: Sí estudian; sí proponen
Foto: Redacción EL IMPARCIAL
Por: |
HERMOSILLO, Sonora(GH)
Los jóvenes sonorenses analizan su entorno y sus necesidades para, de mano de la ciencia, perder el miedo y lanzarse a innovar.

Desde la capacidad de detectar una parada de camión a través del sonido, pasando por la construcción de drones y hasta el diseño de un pequeño satélite, entre muchos otros ejemplos, los jóvenes sonorenses se están sumergiendo en la vorágine tecnológica con propuestas innovadoras.

A propósito del mes de la juventud, EL IMPARCIAL platicó con algunos de aquellos que adoptaron a la tecnología como su modo de vida y que a través de ella están generando un impacto social positivo en nuestro entorno.

PROYECTO DOCA, DRONES

La inquietud nació de las preguntas, del hambre de conocimiento y de la necesidad de explicárselo todo a sí mismos: ¿Qué es un dron? ¿Cómo se vuela? ¿Para qué sirve? ¿Será divertido? Para luego adentrarse: ¿Cómo se programa? ¿Cómo se construye? ¿Podemos hacer uno?

Tres jóvenes estudiantes del Instituto Tecnológico de Hermosillo (ITH) iniciaron con un proyecto escolar que se convertiría, al paso de pocos meses, en su más grande pasión: La creación, programación y reparación de vehículos aéreos no tripulados o drones.

Omar Montaño, César Ramírez y Abel Salazar son los ingenieros mecatrónicos que crearon Proyecto DOCA, una empresa sonorense dedicada a la industria aeroespacial con un nombre que surgió de la unión de las iniciales de los suyos más la primera letra de su objeto de estudio.

"En septiembre pasado nos donan el primer dron, al que llamamos "el bebé" o "el tapes"; nuestro primer dron era a base de tape negro, se caían partes y yo decía ‘creo que lo podemos reparar con un pedazo de tape’ y funcionaba perfectamente", ríe Omar Montaño.

Ocho meses después, el dron innovado por DOCA, que fue originalmente un AR Drone Parrot 2.0, y que luego de una serie de ajustes en programación, diseño y funcionalidad, es destinado a la investigación en ramas como la meteorología, la agricultura y la búsqueda y rescate, al ofrecer posibilidades totalmente interactivas con el usuario.

El producto final mantiene piezas originales como los motores, sin embargo, todo el diseño exterior, la tarjeta de control y su sistema de aterrizaje fueron creados por ellos mismos y van un paso adelante de muchas otras marcas de drones a nivel internacional.

"El dron tiene tres puertos USB y uno de Ethernet; tú conectas lo que quieras investigar, haces tu programación para cualquier sensor, y para volarlo no usas controles grandes, sino que sacas tu teléfono con una app para iOS y Android y a volar", explicó Montaño.

"Como jóvenes tenemos todo, que no queramos darnos cuenta de lo que hay frente a nosotros es otra cosa; estamos viviendo en la era tecnológica más impresionante que hemos tenido.

"No necesitas un súper laboratorio ni un súper equipo; nosotros tenemos tres pares de desarmadores con tornillos, tres laptops, muchos cables, unas soldadoras y el laboratorio de mecatrónica prestado por la universidad, pero hay algo que a lo mejor muchos jóvenes no tienen: Ganas".

PENSANDO EN LOS DEMÁS

Desde la preparatoria, Fernando Aguirre pasa sus horas libres resolviendo problemas de lógica y matemáticas o investigando sobre programación y adentrándose cada vez más en la creación de aplicaciones o ‘apps’ con diversos propósitos.

El ahora joven ingeniero civil egresado de la Universidad de Sonora, luego de una estancia académica en España durante 2013, tuvo la idea de innovar y trasladar una parte del sistema europeo de transporte público a Hermosillo y darle un enfoque social: ¿Cómo apoyar a la población invidente o débil visual a detectar las paradas del transporte urbano?

"Es un grupo muy pequeño que no es tomado muy en cuenta en la sociedad, yo quería ayudarlos; a veces me preguntan que si tengo algún amigo o familiar ciego, y no, lo hago porque me gusta ayudar, porque ellos son una comunidad desprotegida", explicó.

Fernando se dio entonces a la tarea de investigar en libros e Internet hasta dar con la solución que hoy se conoce en la línea 7 del transporte público en la capital, ruta especial a cargo de DIF Sonora que ya cuenta con dos unidades funcionando con el sistema que él desarrolló.

"El proyecto trata sobre la detección automática de paradas por parte del autobús utilizando GPS y una base de datos donde están dadas de alta las paradas; cada segundo se están comparando la ubicación del camión con esa base de datos y, cuando el camión llega a una de esas paradas, la detecta y la anuncia por medio de sus bocinas", detalló.

De igual forma, la unidad de transporte emite un sonido a través de un sistema externo para alertar al usuario que espera en la parada sobre su arribo; no es la primera vez que Fernando incursiona en el transporte público, pues previamente desarrolló otro sistema de detección de tiempos de espera de las unidades.

"Yo también era usuario el transporte urbano, entonces sabía lo complicado de usar todos los días el sistema, que no sabías cuánto tiempo podías estar esperando ahí; si queremos resolver algún problema, tenemos que vivirlo.

"Entonces decidí usar todo mi conocimiento para poder darle solución al reto; lo que he aprendido es que en la tecnología todo se puede hacer, todo lo que te imagines puedes lograrlo, no hay límites más que los que tú te pones", dijo.

"Todos los jóvenes hoy en día tenemos la mente rápida", explicó Fernando, "nuestros pensamientos e ideas fluyen rápido; tendremos nuevas ideas y hay que aprovecharlas para hacer innovaciones que ayuden a la comunidad.

"En mi caso, siempre quise utilizar lo que se me facilita, que son la lógica y la programación, para poder aprovecharlo y ayudar con ese que es mi camino más fácil".

FERNANDO RAMÍREZ, NANOSATÉLITES

Las lecturas de Isaac Asimov, un célebre bioquímico y escritor de obras de ciencia ficción y divulgación científica, fueron el inicio de Fernando Ramírez, de 25 años, en el apasionante mundo de la tecnología en su temprana adolescencia.

Sus inquietudes, siempre en aumento, invariablemente lo llevaron a investigar, leer y querer conocer sobre mecatrónica y robótica donde su construcción de habilidades teóricas y prácticas, acabaron por sumergirlo en el mundo de la ingeniería aeroespacial.

Fernando, actual estudiante de la Maestría en Ingeniería Electrónica en ITH, luego de varias pruebas nada sencillas, fue uno de 40 seleccionados para viajar a la Universidad Internacional de Investigación Aeroespacial en Samara, Rusia para ser parte de un verano científico de especialización en nanosatélites.

"Quedaron los mejores promedios de muchos países, de los cuales éramos once mexicanos que puedo asegurar que jugamos un muy buen papel; de entre todos, quedé en la posición número cinco de calificación", narró Fernando.

"Los satélites convencionales pueden pesar más de 200 kilos, un nanosatélite o ‘CubeSat’, como su nombre lo dice, son cubos de 10 x 10 x 10 centímetros, es algo pequeñito, esa es una unidad", explicó el ingeniero.

Los nanosatélites, detalló, llegaron con el propósito de reducir costos en las misiones espaciales, pues se basaron en el principio de miniaturización de los teléfonos celulares; los CubeSats también son empleados para observar el espacio, estudiar fenómenos naturales y realizar funciones de comunicación, entre muchos otros usos.

Fernando, junto a un equipo conformado por jóvenes mexicanos y de diversas latitudes del globo, lograron diseñar un CubeSat para hacer investigaciones más económicas en el espacio, inspirado en un artículo de la NASA sobre la tecnología de nanotubos que es empleada en los telescopios, con lo que obtuvieron una mención honorífica de primer lugar.

"Por ejemplo, existe el Hubble, un telescopio muy grande; con 40 de estos nanosatélites apuntando al mismo lugar, agarras todas esas imágenes y las pasas por un proceso llamado interferometría y haces una imagen con una resolución similar a la del telescopio grande", detalló.

"Primero, quedó demostrado que sí podemos (los mexicanos) competir con quien sea", dijo, "segundo, México tiene mucha juventud, hablando de número de jóvenes, lo que debería es interesarlos más en ciencia y tecnología, porque tiene una verdadera utilidad para el País".
TÓPICOS: INNOVAR

Los comentarios a las notas son responsabilidad de los usuarios. Ayúdenos a que sus contenidos sean adecuados. Participe responsablemente y denuncie los comentarios inapropiados. Los comentarios que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de forma automática. Revise por favor las reglas completas que regulan los comentarios de los usuarios.