Cinthia fue invadida por un virus en su ojo y perdió la vista; un trasplante de córnea le cambió la vida

Cinthia fue invadida por un virus en su ojo y perdió la vista; un trasplante de córnea le cambió la vida

TENDENCIAS:

Cinthia fue invadida por un virus en su ojo y perdió la vista; un trasplante de córnea le cambió la vida

Cinthia fue invadida por un virus en su ojo y perdió la vista; un trasplante de córnea le cambió la vida
Por: |
Ciudad Obregón(GH)
En unas vacaciones decembrinas, Cinthia Margarita Holguín Zazueta viajó a Mazatlán, donde estaba en un establecimiento y de pronto sintió que algo le molestaba en el ojo derecho, nunca imaginó que la había invadido un virus que ocasionó que perdiera la vista.

Al regresar a su natal Cajeme, se atendió con un especialista, quien le dio un tratamiento con gotas que sólo agravó su situación, su vista cada vez era más nublada y sentía molestias.

"Estaba disfrutando de mis vacaciones cuando sentí de repente como si me hubieran hecho una cortada en el ojo, desde entonces me daba una especie de comezón desesperante, el ojo lo traía enrojecido, cada día que pasaba comenzaba a ver más borroso, hasta que comencé a recibir atención médica".

Cinthia Margarita recordó que años atrás le habían diagnosticado queratitis, que es una inflamación que afecta a la córnea, y que probablemente esa afectación provocó que adquiriera el virus.

El oftalmólogo que la atendía, la remitió con un especialista de córnea, que tras realizarle estudios le informó que su cornea tenía como una especie de agujero, su visión la había perdido. En ese momento la única opción para salvarle el ojo era realizar un trasplante urgente.

Para el mes de febrero del 2013, dos meses después de que le había entrado el virus le realizaron con éxito el trasplante, que vino a darle una nueva luz en su vista y en su vida.

Agradece a Dios, a los médicos y a las personas, la decisión de donar, porque le dieron una nueva oportunidad de ver el mundo.

"Me habían dicho que era dolorosa, no lo fue para mí, la operación duró un par de horas y en la noche ya estaba en mi casa reposando, fue sencilla la cirugía, pero la recuperación sí ha sido lenta, ya que fui recuperando la vista con el paso del tiempo", manifestó la trasplantada.

Hoy a sus 48 años, a cinco años del trasplante, prevalece en su vida cotidiana el cuidado en su ojo derecho, como no exponerlo al Sol, arena, golpes, tiene que cuidar no enfermarse de gripa, pero bien vale la pena el sacrificio para ver y presenciar en las canchas a sus dos hijos deportistas, uno es tenista y el otro es futbolista.
Los comentarios a las notas son responsabilidad de los usuarios. Ayúdenos a que sus contenidos sean adecuados. Participe responsablemente y denuncie los comentarios inapropiados