Muchos bailes y amor eterno

Muchos bailes y amor eterno

TENDENCIAS:

Muchos bailes y amor eterno

Muchos bailes y amor eterno
Por: |
HERMOSILLO, Sonora(GH)
De su pasión por la danza nació también su propia historia de amor, casi 50 años después, Tima y Baltazar han logrado mantener una familia unida tras muchos bailes juntos.

A inicios de la década de los setenta, Baltazar Moreno formaba parte del Ballet Folclórico de Sonora cuando una joven de nombre Tima Olivas llegó al grupo y con un "click", fue casi amor a primera vista.

El interés fue mutuo y empezaron a conocerse, bailaban juntos, salían con algunos amigos y compañeros; pero el tiempo que estuvieron juntos fue poco, ya que Tima tuvo que irse por algunos meses a Estados Unidos.

"Un día llega, recala ahí y desde que la vi dije ‘de aquí es’, desde que la vi me gustó, me impactó, empezamos como todos los jóvenes a interesarnos, salir a fiestas, pero ella se tuvo que ir y yo seguí, pero no tenía muchas esperanzas, hasta que regresó", platicó Baltazar.

"Lo primero que hice cuando regresé fue ir a danza, llegué y lo vi a él sentado en un catre con una muchacha y la tenía abrazada y dije ‘hijole, ni modo, para qué me fui’, pero resultó que era su hermana y ahora es mi cuñada", comentó Tima.

Después de salir por algunos años y de viajes a varias ciudades del País, Tima y Baltazar se casaron el 6 de julio de 1974 y aunque su boda no fue de ensueño, pues llovió como nunca, se fue la luz y muchos invitados no podían llegar; en su aniversario 25 celebraron una segunda boda y se "sacaron la espina" de celebrar en grande.

Con la vida en matrimonio y responsabilidades familiares, tuvieron que dejar la danza y más de 30 años después se reunieron con los ex compañeros de los años setenta, algunos se habían casado y otros se reencontraron y formaron ahí un grupo de danza de adultos.

SIENTEN LA DANZA

La técnica, los pasos, las canciones y sobre todo la pasión por la danza no se les olvidó, y además de ser parte del grupo representativo de la Casa Club de Jubilados del Isssteson, formaron también el grupo Tradición Mestiza de Adultos Mayores en la Universidad de Sonora.

Su familia formada por sus hijos Iván, Omar y Guadalupe, además de sus tres nietos, aún los apoyan para continuar con la danza folclórica, misma que aseguran no van a dejar hasta que el cuerpo y la salud aguante.

"Gracias al folclor nos conocimos, ahí nos encontramos, nos enamoramos y hasta la fecha aquí estamos y vamos a seguir, como dicen ‘colorín colorado’, pero este cuento no se ha acabado", recalcó Baltazar.

Los comentarios a las notas son responsabilidad de los usuarios. Ayúdenos a que sus contenidos sean adecuados. Participe responsablemente y denuncie los comentarios inapropiados