Diario de una lucha contra el cáncer: Arturo Arellano Romero

Diario de una lucha contra el cáncer: Arturo Arellano Romero

TENDENCIAS:

Diario de una lucha contra el cáncer: Arturo Arellano Romero

Diario de una lucha contra el cáncer: Arturo Arellano Romero
Por: |
HERMOSILLO, Sonora(GH)
Es raro porque habitualmente yo estoy de este lado del escritorio, enfrente de mí tengo a mis pacientes y uno es el que les da un diagnóstico. No es muy común que yo dé diagnósticos de alguna tumoración o de algún cáncer a mis pacientes en la especialidad que yo veo que es la otorrinolaringología, en ocasiones sí lo vemos y se lo decimos al paciente o al familiar, pero en el caso que vamos a tratar pues ahora sí que yo estuve del lado opuesto a donde me encuentro ahorita, con el cirujano oncólogo también de aquí del Hospital Fernando Ocaranza del Issste.

Me descubrí una bolita en el pecho izquierdo, bañándome, enjabonándome, me sentí algo raro debajo del pezón izquierdo y pensé que podría ser un lipoma, una bolita de grasa, porque hacía unos 10 años ya me habían extirpado una.

Fui con mi doctor y gran amigo Enrique Ávila Monteverde, cirujano oncólogo de aquí del hospital y me mandó a hacer un ultrasonido, se lo llevo y me dice que es un quiste, una lesión pero con contenido líquido en su interior, o sea, no es un tumor sólido. Entonces dije, pues se formó un quiste, como hay muchos quistes y ni por aquí que fuera algo más allá de eso ¿y el siguiente paso? pregunto, ¿biopsia?, no, te lo voy a extirpar, ¿en cuánto tiempo?, la semana que entra o unos 10 días más.

Ese mismo día salí yo caminando a mi casa. Se envían a exámenes de patología esa muestra y yo dije pues, de tamaño como una pelota de pin pon más o menos, como de un limón regular.

Y cuál va siendo mi sorpresa que cuando me lee los estudios de patología: Era positivo a cáncer. Era una lesión maligna. Gulp.

Entonces el siguiente paso, pues había que quitar todo el pecho.

La estadística dice que el 1% de todos los cánceres de mama se da en hombres, pues me saqué la lotería porque yo fui uno de ese 1%, cuando tenía 57 años fue el diagnóstico, eso fue en abril de 2014.

Siguiente paso pues hay que programarte para la cirugía y con las palabras que me lo estaban diciendo pues con una gran confianza y uno piensa, ¿más adelante qué me puede pasar?, pues que me den quimioterapia, a lo mejor radioterapia, que me quede un poco pelón y de ahí no va a pasar.

No sentí miedo, estaba con la curiosidad de saber si por ejemplo hubiera podido ir más lejos. Como la primera lesión que me quitaron estaba muy localizada, concentrado todo en una bolita, pues no tenía miedo, tenía curiosidad hasta qué tanto iba a abarcar la cirugía.

Leí mucho que a las mujeres les hacen cuadrantectomías, que es quitar una cuarta parte de la mama, pues dije, me van a quitar un poquito más.

Y en la siguiente plática ya me dice el doctor Ávila Monteverde: Te voy a quitar todo.

Me programan para cirugía el 9 de mayo de 2014 y aquí pasé una noche en el hospital y la única molestia que tenía y que todavía hasta la fecha tengo es adormecimiento alrededor de la axila izquierda.

¿Por qué?, porque habría que buscar si no había ganglios positivos, ganglios tomados de ese lado y era otra de mis curiosidades, saber cómo habían salido esos ganglios.

Pues salieron bien afortunadamente y una de las buenas noticias fue que no me iban a dar quimioterapia ni radioterapia, no me iba a quedar pelón ni iba a estar nauseoso ni iba a estar vomitón durante el tiempo que me dieran terapia.

Entonces, me dijeron que sí podía viajar, yo me moría por ir a ver un juego a Nueva York al Yankee Stadium, aunque no soy aficionado de los Yanquis pero sí viajar a Nueva York.

Pues me fui a Nueva York con una bombita recolectora de líquido que se produce por la herida por la cicatriz que se hizo, es una manguerita que va a donde se hizo la cirugía y que se conecta en una como perita. Entonces a pesar de que estaba a quince días de operado pude viajar muy a gusto, sin muchas molestias y eso me ayudó mucho a distraerme, a no estar pensando cómo habían salido los demás resultados o qué iba a venir después.

Y afortunadamente no ha venido nada después. Después de tres años y medio tomo un medicamento bloqueador de estrógenos que se llama Anastrozol, yo creo que todas las personas que hayan pasado por cáncer de mama lo toman, me dijeron que lo iba a tomar por cinco años, entonces ya llevo tres años y medio de un miligramo de este medicamento.


Los comentarios a las notas son responsabilidad de los usuarios. Ayúdenos a que sus contenidos sean adecuados. Participe responsablemente y denuncie los comentarios inapropiados