Ir Arriba

Inicio

Crean y donan prótesis de mano mecánicas

Crean y donan prótesis de mano mecánicas

Crean y donan prótesis de mano mecánicas
Foto: Redacción EL IMPARCIAL
Por: |
HERMOSILLO, Sonora(GH)
Un carrito de juguete corre a toda velocidad sobre la mesa, Humberto, un niño de cuatro años, es quien lo controla y hace ruidos con su boca para imitar el sonido del motor; el auto derrapa, salta y gira mientras todos alrededor observan al conductor y sonríen.

Humberto Martínez tiene una prótesis en su mano izquierda, la cara de Darth Vader, personaje de la saga Star Wars, está impresa en ella; el niño ahora puede andar en bicicleta, escalar juegos en su escuela, pegarle a la piñata, jugar beisbol y sentir que es el villano de una película.

D’Extrem es el más reciente proyecto de la Fundación D’Corazón, que consiste en el diseño, fabricación y donación de prótesis de mano mecánicas e impresas en 3D con diseños de superhéroes con el objetivo de ayudar a niños y niñas con discapacidad.

"Una prótesis es muy cara y puede ser muy difícil para una familia de escasos recursos, incluso para una que tenga recursos medios, comprar una. Entonces el enfoque que se le da al proyecto, al ver la innovación en impresiones 3D, es decir ‘nosotros lo podemos crear, podemos ayudar", dijo Jesús Valenzuela, director de D’Extrem.

Grupo juvenil

El equipo multidisciplinario de D’Extrem está conformado sólo por jóvenes estudiantes no mayores de 23 años provenientes de instituciones como la Universidad de Sonora, el Instituto Tecnológico de Hermosillo, la Universidad Durango Santander y el Tecnológico de Monterrey.

Para que un niño sea candidato a obtener su prótesis debe tener movimiento de flexión y extensión de la muñeca para que las funciones mecánicas del aparato se cumplan: Cuando se flexione la muñeca, la prótesis va a cerrar y cuando la extienda, abrirá.

"Es muy interesante para ellos, se sorprenden cuando logran hacer algo y lo quieren volver a hacer y hacer; es muy simple, pero es algo que ellos en verdad quieren, como agarrar la bicicleta, el celular o pegarle a la piñata", explicó Alejandra Damián Morales, fisioterapeuta del proyecto.

El proceso

Desde que el paciente llega, recibe su diagnóstico que indicará si es candidato a la prótesis y desde entonces se empieza a diseñar, luego se pasa a la impresión y al ensamblaje; una vez entregada, el niño sigue con un entrenamiento para adaptar la prótesis a su vida diaria.

"No es como darle un juguete, porque el niño se pregunta cómo lo va a usar, entonces nosotros trabajamos mucho en la autoestima del niño, que se sienta a gusto; no queremos darle una prótesis tosca, que no la quiera enseñar, que le dé pena.

"Nosotros trabajamos mucho con el enfoque de que es algo que les va a ayudar", explicó Jesús Valenzuela, "pero que ellos lo vean como un juguete, que estén emocionados, que traigan su prótesis y digan "mira, yo soy Iron Man, yo soy Batman, yo soy un superhéroe".

Los comentarios a las notas son responsabilidad de los usuarios. Ayúdenos a que sus contenidos sean adecuados. Participe responsablemente y denuncie los comentarios inapropiados. Los comentarios que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de forma automática. Revise por favor las reglas completas que regulan los comentarios de los usuarios.