Disfrutan de la presa

Disfrutan de la presa

TENDENCIAS:

Disfrutan de la presa

Disfrutan de la presa
Por: |
HERMOSILLO, Sonora()
Nació como una presa para un Distrito de Riego del Sur de Hermosillo, pero la necesidad la transformó en la fuente de abastecimiento para la ciudad y ahora, tras más de 20 años "seca", las familias hermosillenses acuden por las tardes a admirar la poca agua que ha captado por las recientes lluvias en el Estado.

Ese espejo de agua que resulta imperceptible para los aparatos medidores de Conagua bien puede ser sólo el reflejo del destino de la presa: Su muerte. Y es que a 70 años de su creación está en agonía, cumpliendo con su ciclo.

El cronista y geólogo con especialidad en Hidrología, Ignacio Lagarda Lagarda, recordó que fue un 6 de abril de 1948 cuando se inauguró.

Se regaban tierras agrícolas, pero problemas con el agua obligaron a usarla para el consumo humano.

"La población de Hermosillo creció, en los años 76-77, se vino la crisis de agua porque ya los pozos que estaban abajo de la presa ya no eran suficientes para abastecer, entonces se decidió usar el agua de la presa, que se usaba para regar tierras agrícolas", detalló.

Al decidir que se usara para abastecer de agua a Hermosillo, se construyeron las primeras plantas potabilizadoras que están localizadas a un lado de la laguna La Sauceda.

CUANDO DERRAMÓ AGUA

"En la cuenca del Río Sonora y Río San Miguel hay un ciclo que es el de la máxima avenida", dijo, "que son las avenidas extraordinarias que en toda cuenca pueden suceder, que tiene más o menos un ciclo entre 7 y 10 años".

"En 1983 se cumplió ese ciclo y en estas avenidas de agua, que son producto de las grandes llovidas en la temporada de ciclones, esa presa se llenó y se llenó tanto que se derramó de manera natural".

El gran derrame del agua corrió por la calle Vildósola, y por los periféricos Oriente y Poniente, por lo que solamente había tres formas de cruzar, pues el agua cubrió las calles e inundó todo el sector de las viviendas que estaban en esa zona.

Ignacio Lagarda contó que el río "cortó" al País, pues la carretera que va con dirección a Nogales y a Tijuana no pudo ser transitada durante 2 meses, ni las calles de la ciudad de Hermosillo, hasta que después se tomaron medidas.

"Los tráileres y carros se cruzaban por el puente del ferrocarril, me acuerdo que en la Casa de la Cultura llegaban las muchachas, se quitaban las zapatillas y se subían los vestidos y así se cruzaban caminando; era como un pueblo de la Sierra", platicó.

En 1994 llegó una tormenta extraordinaria y la presa volvió a verter agua, pero Hermosillo ya estaba preparado.

"Ahora sí ya había puente y el canal revestido", señaló, "otra cosa que se hizo en 1991, que fue para prevenir eso, es que se construyó una presa aguas arriba, la presa El Molinito, que es una presa de contención".

ESTÁ MURIENDO

De 1995 a 1997 empezó otra etapa de la presa, pues llegó la sequía.

"Llegó la sequía, otro momento que jamás los pobladores se imaginaron que pasaría; hubo dos cosas que jamás pensaron: Que la presa se pudiera derramar y la otra que se secara, porque se ha quedado con 0 metros".

"La presa ya no nos sirve para beber y tampoco para regar, digamos que es una presa que se está muriendo.

"Hay un principio en hidrología que dice que ‘el destino de toda presa es morir sepultada, sepultada por todo el sedimento que se va acumulando en ella y termina, ya la capacidad de la presa no es la original, debe tener 180 millones de metros cúbicos, porque ya tiene mucho azolve en su vaso, eso es normal".
TÓPICOS: PRESA, FAMILIAS
Los comentarios a las notas son responsabilidad de los usuarios. Ayúdenos a que sus contenidos sean adecuados. Participe responsablemente y denuncie los comentarios inapropiados