Ir Arriba

Inicio

Con todo respeto... ¡Un campeón de la vida!

Con todo respeto... ¡Un campeón de la vida!

Con todo respeto... ¡Un campeón de la vida!
Foto: Redacción ElImparcial
Por: |
HERMOSILLO, Sonora(GH)
Siempre acompañado del carisma que lo caracteriza, Julio César Chávez hizo reír, llorar y sentirse orgullosos ayer a todos en el Foro Sonora EL IMPARCIAL 2016 con su plática de vida "El Sueño de un Campeón".

El "Gran Campeón Mexicano" trasladó a los asistentes hasta finales de los años setenta con sus relatos, pasando por sus gloriosos ochenta y lo que él llamó el declive en su carrera a finales de los noventa.

Todo esto bajo un espectro de enseñanza que el nacido en Ciudad Obregón no tuvo reparo en compartir, toda vez que habló sobre sueños alcanzados y los vicios que acabaron por hacerlo tocar fondo en un punto de su vida.

"Yo entré al boxeo con la ilusión de ser campeón del mundo, yo no sabía hasta dónde iba a llegar, yo lo único que quería era sacar a mi mamá de trabajar, porque a mí me daba mucha tristeza ver a mi mamá lavar ropa ajena.

"Aunque no nos estábamos muriendo de hambre, sí pasamos muchas carencias, mi papá era ferrocarrilero y siempre fue muy alcohólico, muy trabajador, pero muy alcohólico", recordó.

En la charla hubo momentos muy emotivos, pues hizo revelaciones importantes que lo obligaron a hacer pausas que el público llenó con aplausos.

LO MÁS DIFÍCIL

Con la voz quebrada también relató el sublime momento en que noqueó a Meldrick Taylor, así como cuando rompió el récord de audiencia para una pelea de box derrotando a Héctor "Macho" Camacho.

"Ahí empieza lo más difícil para mí, porque sentí que ya lo había logrado todo, que ya había hecho lo que había soñado, ya tenía 30 millones de dólares en el banco, ya tenía toda la fama que quería tener".

"Pero aquí viene lo más duro para mí, lo más triste, aquí fue donde yo probé la cocaína por primera vez en mi vida; después seguí ganando peleas, pero me fui preparando menos y yo sabía que tarde o temprano mi derrota estaba por venir".

La conferencia terminó entre aplausos y sobre todo con el reconocimiento a un hombre que no sólo superó un grave problema de adicción, sino que hoy en día cuenta con clínicas de rehabilitación en ciudades como Tijuana y Culiacán.

Los comentarios a las notas son responsabilidad de los usuarios. Ayúdenos a que sus contenidos sean adecuados. Participe responsablemente y denuncie los comentarios inapropiados. Los comentarios que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de forma automática. Revise por favor las reglas completas que regulan los comentarios de los usuarios.