Ir Arriba

Inicio

Hablar con uno mismo, ¿es bueno o malo?

Hablar con uno mismo, ¿es bueno o malo?

Hablar con uno mismo, ¿es bueno o malo?
Hablar con uno mismo, ¿es bueno o malo?
Por: |
(Tomada de la Red)
Es posible que alguna vez que nos hayamos descubierto hablando con nosotros mismos nos hayamos dicho “estoy hablando solo, me estoy volviendo loco”. Nada más lejos de la realidad. Según una investigación publicada en la revista Quarterly Journal of Experimental Psychology, hablar con uno mismo beneficia el pensamiento y la percepción y aumenta nuestra capacidad intelectual.

Los expertos concluyeron en un experimento con 20 voluntarios que este acto verbal mejora la atención y nos mantiene concentrados a la vez que reduce las distracciones. También nos ayuda a ser más decisivos y a controlar pensamientos y reacciones cognitivas y emocionales, lo que en definitiva, nos sigue ayudando a seguir en foco.


Hablar con uno mismo nos puede ayudar a mejorar el aprendizaje, a aumentar la concentración y acrecentar el rendimiento



Según el presidente de la Asociación Médica de Jamaica, Aggrey Irons, quien estuvo de acuerdo con el estudio, “en la práctica lo que hace es añadir otra información sensorial que el cerebro procesa y la incorpora a lo que ya existe”.

Ventajas de hablar solo


*Es una gran herramienta de automotivación y ayuda a aumentar la autoestima.
*Puedes convertirte en tu fan número 1. Conocer tus propias fortalezas y debilidades y complementarlas para mejorar.
*Cuando algo parece imposible, podemos decirnos repetidamente que sí podemos.
*Cuando nos sintamos deprimidos o tristes, lo mejor es tener una charla con uno mismo.
*Establecer metas y decirnos que efectivamente las lograremos.
*Hablar en alto sobre un problema nos dará una rápida solución.
*Es muy bueno para la mejora de la memoria.
*La lectura en voz alta ayuda con la pronunciación y articulación adecuadas; ayuda a darnos cuenta de nuestros errores mucho más rápido.

Vivamos solos o con más personas, lo cierto es que siempre estaremos viviendo con nosotros mismos, por lo que no tenemos por qué quedarnos fuera de la ecuación. Podemos conversar o comunicarnos con respeto con nosotros mismos. Y no, no es ningún síntoma de locura (a no ser que estemos respondiendo a voces en nuestra cabeza, claro). Es un síntoma de buena salud.

Fuente: Muy Interesante
TÓPICOS:

Los comentarios a las notas son responsabilidad de los usuarios. Ayúdenos a que sus contenidos sean adecuados. Participe responsablemente y denuncie los comentarios inapropiados. Los comentarios que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de forma automática. Revise por favor las reglas completas que regulan los comentarios de los usuarios.