ELIMPARCIAL.COM - MIRADOR
COLUMNAS
MIRADOR

Malbéne, el conocido teólogo, ha dicho que en un convento de Lovaina halló esta oración:

“Ya soy viejo, Señor.

Por tu misericordia he vivido muchos años.

En ti creo, pues me diste el don precioso de la fe.

En ti espero, pues de tus manos recibí la luz de la esperanza.

En ti vivo el Amor, pues aprendí a amarte en tus criaturas.

Ahora que me acerco a tus amorosos brazos, tómame en tus manos.

Haz que mis ojos, casi ciegos, puedan verte.

Haz que mis débiles oídos alcancen todavía a oír tu voz.

Haz que mi palabra, aunque temblorosa, te dé gracias por la gracia de cada nuevo día.

Haz que mis pasos vacilantes me lleven hacia ti.

Y cuando llegue al final del camino recíbeme en tu corazón. Sabré entonces que estoy en la casa de mi Padre, y junto a ti descansaré por siempre. Amén”.

Malbéne, que tantas cosas sabe, dice ignorar quién compuso esta oración. Sus discípulos sospechan que él la hizo.

¡Hasta mañana!...

Los comentarios a las notas son responsabilidad de los usuarios. Ayúdenos a que sus contenidos sean adecuados. Participe responsablemente y denuncie los comentarios inapropiados. Los comentarios que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de forma automática. Revise por favor las reglas completas que regulan los comentarios de los usuarios.