COLUMNAS
BATARETE
El tráfico, reparaciones y negligencias

Hermosillo ya no es la ciudad provinciana de nuestra adolescencia, cuando la caminábamos de un lado a otro, a buen paso y sin más riesgo que una deshidratación en un mediodía veraniego. Hay horas en las que es mejor no conducir pues a veces, tenemos lo que cualquier conductor avezado de la capital, llamaría “remedo de embotellamiento...”, pero de que los hay, los hay.

En los últimos meses hemos sido testigos de un esfuerzo casi febril del Municipio por dar una “manita de gato” a la ciudad. Se agradece, sin duda. Habrá algunos que señalarán que lo hacen por motivos políticos y electorales: ¡Por supuesto! Eso ya se sabe… ¿qué acaso los políticos trabajan por alguna otra razón?

En los últimos meses se han multiplicado las cuadrillas de trabajadores en calles y avenidas, y están dejando bien pintaditas las rayas y sin hoyos el pavimento, pero ese trabajo reviste un riesgo y muchas molestias para choferes y peatones, que no se toman en cuenta; parece que se ejecutan las obras para mejorar el servicio, pero ignorando a los usuarios del mismo. Me explico…

En la salida a Nogales han estado remozando el alumbrado y los corredores laterales. Con frecuencia hay personas trabajando y ponen conos para dizque avisar a los automovilistas. Lo hacen generalmente de forma tan ineficiente que resultan inútiles: Los suelen colocar a unos 3 ó 4 metros de donde trabajan; en realidad no avisan, más bien cierran un carril donde se transita a 60 kms., de forma tan perentoria que no dan tiempo al que conduce de cambiarse o frenar con tranquilidad.

Me ha tocado en varias ocasiones salir de una curva y encontrarme una hilera de conos que no era posible percibir desde antes. El otro día iba a la velocidad correcta, con un inepto desesperado atrás de mi que insistía en acercarse a mi defensa trasera, cuando me topé con que estaba cerrada la vía, sin mucho tiempo para maniobrar y con camiones ocupando totalmente los otros dos carriles. Frené con miedo de atropellar a un obrero, o que me golpeara el barbaján que iba detrás mío, y arrollara al trabajador. Logré detenerme, por un pelito.

Pero no había más que la hilera de conos, y ningún aviso previo que anunciara con tiempo, que eso iba a suceder. No se toma en cuenta a los conductores, y permítanme señalar, señores autoridades, que sólo cerrar una vía rápida no es avisar ni prevenir. Eso debe haber provocado ya algunos golpes y accidentes. Las aseguradores deberían demandar al Municipio, es lógico.

Hace varios meses que están trabajando en el bulevar Morelos, casi donde se une con la avenida López Portillo. Es una obra grande y necesaria. Han tenido que abrir y cerrar carriles conforme avanzan los trabajos. El tráfico es muy intenso y los automovilistas se encuentran con que están cerrados algunos carriles, y no hay claridad de qué rumbo tomar: Uno va hacia un edificio a la derecha, otros se desvían a la izquierda y luego retoman el rumbo al Norte; pero eso cambia semana por semana, dependiendo del avance de la obra. Y como al departamento de Tránsito no se le ha ocurrido poner un aviso para los miles de conductores que por ahí pasan, lo dejan a uno adivinando cada vez qué dirección tomar.

Creyeron solucionarlo hace más de un mes, colocando a un policía para “dirigir” el tráfico. No era fácil y a ese señor le tocaba explicar, una y otra vez, cómo se debía conducir por ese mini laberinto transitorio. Cuando me tocó a mí, el policía estaba cansado y harto de hacer algo que sus jefes debían haber previsto y puesto un letrero adecuado. Pero no lo hicieron, y todavía no lo hacen. Parece que los automovilistas somos un estorbo; seguro que consideran que si no hubiera carros en las calles, todo funcionaría a la perfección.

Los comentarios a las notas son responsabilidad de los usuarios. Ayúdenos a que sus contenidos sean adecuados. Participe responsablemente y denuncie los comentarios inapropiados. Los comentarios que sean denunciados por los usuarios se eliminarán de forma automática. Revise por favor las reglas completas que regulan los comentarios de los usuarios.